Consejos para cuidar a tu bebé si eres un padre novato

por | 18 mayo, 2016

Todos alguna vez fuimos los pequeños de la casa, y es que la mayoría de las veces es una etapa a la que deseamos regresar, risas, juegos y diversión en todo momento, lo cierto es que cuando eres padre el tiempo pasa de una manera bastante rápida, y son pocos los padres que saben disfrutar de la infancia de sus hijos, sin embargo hoy nos centraremos en un tema que va un poco más atrás, hablaremos sobre los padres primerizos, ya que todo padre puede tener dificultades en la crianza de un bebé y más si es primerizo, por lo que hoy te daremos algunos consejos para que aprendas a cómo cuidar a tu bebé, así como también te aconsejaremos sobre lo que deberías hacer en algunas situaciones, si eres padre por primera vez o por el contrario deseas aprender un poco más sobre el cuidado de los más pequeños sigue leyendo este artículo.

Cosas a tener en cuenta

Comenzamos desde el principio, y es que durante tu estancia en el hospital debes aprovechar en aprender lo básico sobre los cuidados de tu bebé, las enfermeras más que todo resultan personas muy amistosas a las cuales puedes recurrir si tienes una duda, en el hospital puedes aprender a como sostener a tu bebé, como alimentarlo y sacar sus gases luego de la comida, si eres mamá debes aclarar todas tus dudas, también puedes preguntar como amamantar si así lo crees necesario, por otra parte debes saber que las primeras semanas con el bebé pueden resultar un poco agobiantes así que es muy recomendable que te acompañe alguno de tus familiares o amigos, al menos los primeros días para que así te relajes un poco y te acostumbres al entorno.

Lo primero que debes recordar es que luego de cada comida es absolutamente necesario que le saques los gases a tu bebé debido a que sus pulmones son extremadamente delicados y pequeños, por lo que un gas muy grande podría suponer un problema que puede poner en riesgo su vida, por otra parte es importante recordar que en lo posible no duermas a tu hijo justo después de haber comido, es recomendable que esperes un tiempo para luego acostarlo, ya que si siente ganas de vomitar es mejor que puedas verlo para así evitar un posible ahogo, es importante que lo acuestes pasados treinta minutos después de comer.

Por otro lado también es de suma importancia que nunca coloques a tu hijo boca arriba para dormir, ya que esta es la peor postura que puede existir en caso de un ahogo por vómito, los bebés al no tener algunas partes esenciales para digerir los alimentos bien desarrolladas tienden a vomitar bastante a menudo, por lo que si lo hacen mientras duermen existe la posibilidad de que puedan ahogarse con su propio vómito.

Precauciones.

Sin embargo debes prestar mucha atención en como acuestas a tu hijo, ya que popularmente se cree que boca abajo es la posición correcta para que tu bebé duerma, y nuevamente esto es completamente falso, ya que a pesar de ser una postura más segura se ha demostrado que sigue sin ser del todo efectiva, ya que no son pocos los casos que se reportan de muertes de recién nacidos por ahogos, aun cuando están durmiendo boca abajo. La mejor posición para acostar a tu hijo es de un lado, de esa forma si el vómito sale no obstruirá su respiración, al menos por un tiempo, es muy importante estar al pendiente del bebé en todo momento, especialmente mientras duerme.

El baño a los bebés recién nacidos es mínimo, puedes hacerlo cuando sea absolutamente necesario, los baños a cuerpo completo no se recomiendan del todo cuando el bebé es muy pequeño, ya que puede resultar incómodo para ellos y no hacerlo de manera correcta puede suponer un gran peligro, si tu bebé está sucio puedes lavarlo o pasarle toallitas húmedas, sin embargo el baño en si no está recomendado hasta que el bebé tenga al menos un mes de edad.

Entrando un poco en la alimentación debemos destacar que este punto es un poco delicado, ya que dependiendo del estado de salud del bebé se pueden administrar diferentes tipos de leche, también depende del gusto del niño, ya que se han reportado casos de bebés que rechazan la leche común, alimentándose solo a base de leche maternizada, la leche materna es muy sana para los niños y se recomienda lactarlos hasta aproximadamente los 24 meses de edad, amamantar reduce el riesgo de cáncer de mamas en la madre y desarrolla correctamente el área psicológica y física del niño.

Por otra parte es importante recordar que lo que consumamos también lo consumirá nuestro bebé mediante la leche materna, así que es muy importante vigilar lo que comemos para asegurar un buen estado de salud para tu hijo, debes comer en una dieta basada en frutas ricas en vitaminas, además es importante no pasarte con las comidas pesadas, ya que puedes ocasionar daños a la digestión del pequeño. Otra cosa muy importante que debes recordar es que nunca bajo ningún concepto llegues a sacudir al niño, los bebés en sus primeros meses son extremadamente frágiles y una sacudida brusca puede dañar de manera permanente el desarrollo normal del bebé, nunca sacudas al bebé por ningún concepto.

Cuando sostengas a tu bebé hazlo en una posición erguida, trata de no manipularlo en exceso y siempre sostén muy bien su cabeza y su cuello, no debes soltar nunca estos dos puntos ya que de lo contrario un movimiento brusco podría hacer que el bebé se suelte de tus brazos, también debes recordar que los bebés son muy susceptibles a enfermarse, especialmente si son pequeños, así que es muy recomendable que antes de manipular aún recién nacido te laves bien las manos, así mismo es importante saber que si llevas algún tipo de perfume o loción muy fuerte es mejor que no manipules al pequeño, ya que podrías causarle una reacción alérgica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *